Skip to main content
Logopedia

La técnica de la tortuga

21 de mayo de 2020octubre 19th, 2023Ningún Comentario
Logopedia Albacete

La técnica de la tortuga es una de las técnicas de control de impulsos que podemos usar con niños y niñas.

Se explica mediante un cuento con el que los niños se puedan sentir identificados. En el cuento deberemos reflejar situaciones en las que se encuentren los niños.

La técnica se puede desarrollar en 3 pasos:

SI SIENTO QUE VOY A EXPLOTAR…

  1. ME ESCONDO EN MI CAPARAZÓN: Encojo brazos, cabeza y piernas y los aprieto contra mi cuerpo.
  2. RESPIRO.
  3. SALGO.

Es muy importante que el niño o niña nos cuente qué es lo que le ha hecho sentir enfadado.  También que validemos su emoción y hablemos de cómo se ha sentido haciendo la tortuga.

Os dejamos como ejemplo este cuento que diseñamos para uno de nuestros peques:

Hace mucho tiempo conocí a una tortuga que se llamaba Camila. Camila tenía 7 años, le encantaba jugar al fútbol, ir al colegio y salir los domingos al parque con su familia. Camila tenía una hermana tortuguita de dos añitos, Martina. Martina era un trasto, siempre estaba haciendo trastadas y encima siempre le echaban la culpa a Camila de todo.

Cada vez que su mamá o su papá le regañaban por alguna cosa, Camila sentía una rabia muy grande que salía no sabía muy bien de donde, así como de muy dentro y siempre acababa gritando a sus padres, dando patadas e incluso a veces pegaba a Martina. Después Camila siempre se arrepentía y se sentía fatal por lo que había hecho.

Un día Camila caminaba hacia la escuela muy triste, la noche anterior se había enfadado mucho con su papá y su mamá y había tirado un plato al suelo. Iba pensando en lo sucedido cuando de repente se encontró con una enorme y vieja tortuga que la llamó por su nombre, aunque Camila estaba segura de que no la había visto en la vida.

-¿Por qué estás tan triste?-. le preguntó la vieja tortuga.

Camila le contó lo que le había pasado y la vieja tortuga le contó su truco.

-Camila, la solución a tu problema la llevas encima. Cuando sientas que vas a explotar, solo tiene que meterte en tu caparazón, contar hasta 10 y respirar, te sentirás mucho mejor y en ese momento podrás salir de tu caparazón.

Camila se despidió de la tortuga muy pensativa y se fue a la escuela, pasó una mañana estupenda y se olvidó de todos sus problemas. Por la tarde, antes de ir al parque, su mamá le pidió que por favor recogiera los juguetes antes de marcharse. Camila no le hizo mucho caso y siguió jugando, cuando llegó la hora de irse al parque su mamá le dijo de nuevo que recogiera y que hasta que no lo hiciera no podrían marcharse.

Camila sintió de nuevo esa ira que no sabía muy bien de dónde venía y entonces se acordó de la tortuga, se metió en su caparazón y cuando se calmó un poquito salió. Le explicó a su mamá lo que había aprendido y juntas recogieron sus juguetes.

Ahora todos son más felices en casa, Camila está aprendiendo a controlar ese “genio” como dice su mamá y su papa, ahora le dejan un poquito más de espacio y no le regañan tanto.

MIRIAM MORCILLO RUBIO: Pedagoga especialista en el tratamiento de niños y adolescentes.

Consulta nuestros servicios en logopedia y pedagogía en Albacete.

Abrir chat
1
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?